Propiedades y características de la caballa

La compañía Disglobal Fish produce la conserva de caballa IQF, un producto con alto valor nutricional. La caballa o estornino (Scomber japonicus) es un pez perteneciente a la misma familia que el atún y el bonito (Scombridae). Sin embargo, su tamaño y su peso son menores (en torno a 0,5 metros de longitud y entre 0,25 y 1 kg de peso). Es costera, forma grandes bancos en superficie y es capturada en las costas de España y Portugal mediante pesca extractiva. No existen piscifactorías de caballa que puedan proporcionar una alternativa a la captura de animales silvestres.

La caballa en la dieta

Forma parte de la dieta habitual de los españoles, ya que existen poblaciones en el Atlántico y en el Mediterráneo. Aunque se encuentre por detrás de otros peces como la merluza o la sardina, esta última también un pescado azul. Debido a su posición en la cadena trófica marina como depredador, su sabor es fuerte y, por ello, muy reconocible. Su costo es, también, uno de los grandes atractivos para su comercialización, ya que proporciona una carne de alta calidad a un precio bajo.

Su consumo estaba asociado a personas con pocos recursos económicos hasta su reivindicación actual. La textura firme de su carne ha sido uno de los argumentos sólidos para defender su introducción en la alta cocina.

Propiedades nutricionales

Es un pescado azul ya que contiene alto valor calórico (100 gramos de producto proporcionan 180 Kcal). También tiene una alta concentración de grasa (120 gramos por kilo) comparado con el pescado blanco. Por sus características, es una fuente de ácidos grasos poliinsaturados, entre ellos el conocido Omega 3. El consumo de estos ácidos grasos ha sido relacionado, en numerosos estudios, con una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Además, como sucede con la mayoría de pescados, la carne de esta especie piscícola es fácilmente digerible. Un 18,1 % de ella son proteínas de alta calidad. Las proteínas del pescado ofrecen todos los aminoácidos esenciales, es decir, aquellos que necesitamos para vivir pero que nuestro organismo no es capaz de sintetizar.

Otro de los argumentos favorables a su consumo es que contiene altas concentraciones de sales minerales y vitaminas. Particularmente de las del grupo B, presentes en cantidades relevantes. Por su contenido en grasa, también acumula y ofrece vitaminas liposolubles como la vitamina A (retinol, para la vista y la piel) y D (para fijación del calcio en los huesos). También la E (con función antioxidante y antienvejecimiento y protectora frente a determinadas enfermedades cardiovasculares).

Caballa IQF como producto

La compañía Disglobal Fish comercializa este pescado sometido a un proceso denominado Congelación Rápida en Frío (IQF, por sus siglas en inglés). Sirve para prevenir alteraciones físicas, químicas o de carácter biológico, que pueden modificar sus características organolépticas. El proceso de ultracongelacion se lleva a cabo porque la carne de este pez tiende a descomponerse con rapidez. Es el más adecuado para su correcta preservación, aunque tradicionalmente se han aplicado otros como escabechados, ahumados y salazones.

El uso del pescado IQF es la forma más segura para su consumo y la que mejor conserva sus propiedades.

 

Créditos imagen: ©Pilar – Detalles Licencia